dv

experto

  • En la sociedad actual conocer y dominar el arte de la persuasión es una manera de ejercer poder. Poder para comunicar de forma eficaz, influir, expresar, debatir, convencer y transmitir conocimientos y sentimientos al resto de personas con las que nos relacionamos. Es indudable que quien sabe comunicarse de forma efectiva tiene el poder. En mayor o menor medida tanto a nivel personal como profesional, el éxito o fracaso de una persona reside en lo que, de forma poco precisa, se denomina “Habilidades sociales”. La gran mayoría de los investigadores en comunicación coinciden en que aquellas personas que tienen mayor éxito, profesional o personal, son las que tienen habilidades para comunicarse de forma efectiva y conseguir la persuasión para poder influir en su pensamiento.
  • En esta parte el Instituto Europeo de Intervención Operativa Policial va a llevar a cabo el estudio y trabajo del uso de estrategias comunicativas dirigidas a profesionales. Sería aprender y desarrollar habilidades y competencias del segundo escalón de la “Pirámide de Uso de los Recursos Profesionales. No es nada nuevo, aunque sí algo diferente. El arte de hablar bien ha sido siempre muy importante en todas las sociedades desde la antigüedad hasta nuestros días.
  • Para cualquier persona, pero sobre todo, para aquellos profesionales que desempeñen su labor de cara al público el saber sostener, defender y hacer valer sus ideas ante su público, puede ser de gran importancia.
  • Pero para aquellos profesionales que tienen que hacer cumplir la Ley en su trabajo, llevar a cabo estas habilidades puede ser mucho más complicado. Para este tipo de profesionales, en las sociedades libres y democráticas, supone mayor grado de inconveniencia, teniendo en cuenta que tienen que conjugar de forma muy precisa el equilibrio entre seguridad, cumplimiento de objetivos profesionales y protección de derechos y libertades.
  • Este sistema, a diferencia de otros métodos en técnicas de comunicación, proporciona soluciones de trabajo a los profesionales que se encuentran bajo situaciones de presión y/o estrés. Enseña técnicas para el control de las emociones y el estrés, como escuchar y utilizar el lenguaje de forma más eficiente, como evitar procesos negociadores desastrosos y como desarrollar unas habilidades estratégicas que le permitan cumplir sus cometidos y alcanzar objetivos evitando conflictos con su público. Una buena formación redundará en minimizar los conflictos, los problemas y una mejor imagen de los profesionales y, por extensión, a la organización que representan.
"Elijan bien las palabras y ahorrarán a la humanidad la mitad de los sinsabores"

"Rene Descartes"